Manuel Oliva

Mister Místico

Este proyecto se inició con el afán de explorar un nuevo sector, algo menos común, y descubrir las posibilidades que ofrecía. El mundo de lo esotérico siempre ha estado envuelto en un área de oscuridad, secretismo, incredulidad, pero al mismo tiempo es algo que está muy arraigado en la mayoría de las sociedades, todos lo conocemos de una manera u otra. Considero que, en cierta medida, también somos partícipes de este.

Lo esotérico, el tarot, la adivinación, las energías universales, la astrología, numerología y rituales, caminan en la vida entre la fe y lo terrenal, lo empírico y lo teórico, lo real y la falacia. Creo que es precisamente esa dualidad la que mantiene ese interés de la sociedad en este sector, que está arraigado en nuestra cultura aunque de manera pública nunca se ha llegado a aceptar del todo. Para muchos es un modo de vida, para otros una mentira y para una gran mayoría una complacencia privada.

Deseaba poder trabajar sobre un lenguaje visual tan marcado, tratando de darle una nueva perspectiva y acercándolo hacia los lenguajes visuales más contemporáneos. Poder crear una marca más digital, que se adapte a las pantallas y los soportes actuales pero que al mismo tiempo mantuviese esa esencia que caracteriza al mundo esotérico. Explorar una modernización de este sector a través de la creación de una marca que se comunicase con un lenguaje visual más actual.

Mister Místico nace de la personalización de lo esotérico, un tipo un poco loco que cuenta la vida según él la ve, y está en manos de los demás creerse o no su historia.
Bajo esta premisa, el proyecto de Mister Místico se ha ido desarrollando persiguiendo la línea clara de estar continuamente entre dos mundos. Gráficamente persigue el minimalismo, la sencillez y la claridad, pero sin poder escapar de lo clásico, la ornamentación y la simbología ilustrativa del universo esotérico. Esa misma idea se presenta después en el desarrollo de los elementos como el páckaging y la aplicación móvil, que buscan una unidad en el diseño, persiguiendo la sencillez, pero cargadas de simbolismo.

El resultado final es una marca con bastante cohesión, unidad y fuerza. Personalmente considero que es un compendio bastante acertado de lo que se perseguía, modernizar el mundo gráfico de lo esotérico, mezclando aspectos del diseño moderno con los aspectos del diseño propios del sector. Una marca que pretende dar más que información, que podría crear comunidad y llegar a convertirse en un referente dentro del sector. Esta marca podría desarrollarse en muchos más aspectos, como a través de las redes sociales, la creación de un club con revistas personalizadas, muchos más productos como velas y amuletos. Es una marca con potencial de expandirse más.